S

Sustituciones hereditarias

(Civil) El Código Civil, en los arts. 774 y siguientes, faculta al testador a "sustituir una o más personas al heredero o herederos instituidos para el caso en que mueran antes que él, o no quieran, o no puedan aceptar la herencia". Esta es la llamada sustitución vulgar, que consiste en que el testador designa a otra persona si el primer designado como heredero no llega a ingresar en la herencia, retrasando por tanto la posibilidad de la sucesión abintestato.

Suspensión del contrato de trabajo

(Seguridad Social) Vicisitud interruptiva del contrato de trabajo en la que, cesando temporalmente las obligaciones recíprocas y básicas de trabajar y de retribuir, se mantiene el vínculo contractual entre empresario y trabajador, manteniendo éste su derecho a conservar y reincorporarse a su puesto de trabajo, y teniendo el empresario un deber de reserva del mismo, restableciéndose el contrato en la totalidad de sus obligaciones al desaparecer la causa de suspensión.

Subarriendo

(Civil) El subarriendo es una facultad que puede tener el arrendatario consistente en arrendar a un tercero todo o parte de lo que él tiene arrendado. Como regla general está permitido por el art. 1112 según el cual todos los derechos adquiridos en virtud de una obligación son transmisibles con sujeción a las leyes, si no se hubiese pactado lo contrario. Dentro de la regulación del arrendamiento de fincas urbanas y rústicas, el Código Civil en su art. 1550establece el subarriendo como elemento natural del contrato, esto es, se entiende incluido si no se excluye expresamente.

Socios

(Mercantil) Personas físicas (véase personalidad ) o personas jurídicas que son parte del contrato de sociedad (arts. 1665 CC y 116 CCom), por cuya virtud quedan obligados a realizar las aportaciones prefiguradas en los estatutos y pactos constituyentes de la sociedad (diferidamente, en caso de estipularse dividendo pasivo), y a cambio se erigen en propietarios de una cuota del capital social.

Sociedades de capital

(Mercantil) También llamadas capitalistas o abiertas, son aquellas sociedades mercantiles, esto es, regidas y constituidas según el Derecho Mercantil (cfr.arts. 1665 CC, 116 y 119 CCom.) que se caracterizan por dos rasgos esenciales: Uno, su autonomía patrimonial: responden de las deudas sociales hasta el límite de su cifra de capital (por extensión, de su patrimonio neto), con lo que terceros acreedores no pueden saldarlas contra el patrimonio de los socios.

Sociedad mercantil

(Mercantil) Persona jurídica que ejerce el comercio (empresario social, ex art. 1.2 CCom) bajo alguna de las formas reconocidas por la legislación mercantil (regular colectiva, comanditaria simple o por acciones, limitada o anónima, ex art. 122 CCom, existiendo múltiples variantes de este último tipo reconocidas en leyes mercantiles especiales).

Sociedad civil

(Civil) La sociedad civil está regulada como contrato en los arts. 1665 y siguientes del Código Civil. Se trata de un contrato de dos o más personas, fundamentado en la confianza mutua, lo que tiene múltiples consecuencias, por el que se obligan a poner en común dinero, bienes o industria con el ánimo de partir entre sí las ganancias.

Es decir, es un contrato plurilateral, oneroso y con ánimo de lucro. Pero la sociedad no es sólo este contrato, pues derivado de él se crea una entidad colectiva que podrá desarrollar una actividad duradera y, entre otras cosas, también contratar.

Sociedad anónima

(Mercantil) Compañía mercantil, de responsabilidad limitada al patrimonio neto de la sociedad, cuyo capital se divide en clases y series de títulos-valor iguales, acumulables, negociables e indivisibles llamados acciones.

Simulación de delito

(Penal) Este delito puede consistir tanto en simular haber sido víctima, como responsable de uno de los delitos contenidos en el Código Penal. Existe la posibilidad, no sólo de fingir que ha tenido lugar un delito que no se ha producido, sino declarar que habiéndose producido uno, tanto el autor como la víctima, no sean los que realmente lo han llevado a cabo.

Silencio

(Administrativo) El silencio puede ser una manifestación de voluntad o puede no serlo, en el ámbito del derecho privado y frecuentemente se hace equivalente a los actos tácitos, entendidos como actos humanos que tienen efectos jurídicos (véase acto administrativo tácito ) así, entre la apariencia de consentimiento (expresada en el brocardo qui tacet consentire videtur) y la indiferencia de efectos (non utique fatetur), la institución es aceptada en elDerecho Administrativo contemporáneo y aún en el derecho supranacional comunitario con serias reservas y se explica porque:

¿Necesita un Abogado en Madrid?, Nosotros le llamamos

Rellene el formulario y le llamaremos a la mayor brevedad posible.

* Campos obligatorios