G.Elías y Muñoz Abogados
91 571 17 87 Calle Orense, 48
28020 Madrid

Jubilaciones anticipadas y bajas incentivadas ¿se puede evitar así un ERE?

Después de una larga vida laboral el momento de la jubiliación es muy esperado por el trabajador. En algunas situaciones, esta jubiliación llegará antes de lo esperado. En este artículo repasaremos algunos de los supuestos que permiten abandonar la población activa antes de tiempo.
 

Descripción y características de las bajas incentivadas

Hablamos de un acuerdo mutuo entre trabajar y empresa en el que se estipulan las cláusulas compensatorias por abandonar voluntariamente el puesto de trabajo. La indemnización percibida está sujeta a una negociación por las partes implicadas. Así, esta puede ser igual a la de un despido o superior. No es extraño que este tipo de baja otorgue un monto equivalente al salario percibido previamente.

Las bajas voluntarias incentivadas suelen estar integradas en el marco de los despidos colectivos como mecanismo de protección para quienes se ven afectados por la situación indicada. Pese a la simplicidad de la idea, estas bajas han sido motivo de controversia en múltiples ocasiones por lo que es recomendable contar con un equipo legal de categoría para la tramitación. Los problemas surgen de la vaguedad de la ley reguladora y la flexibilidad en la aplicación.

La versatilidad de la baja incentivada y condiciones asociadas provoca la difícil interpretación de los documentos legales relacionados. La jurisprudencia hasta el momento es igualmente variopinta por lo que cada caso debe estudiarse de forma pormenorizada e independiente.

Una importante diferencia de las bajas que nos ocupan frente a las compensaciones por despido es que la Seguridad Social interpreta que estas ayudas están sujetas a tributación sin exención a no ser que se perciban durante un único periodo impositivo. En este supuesto se considera como rendimientos laborales notoriamente irregulares y el trabajador tiene derecho a una reducción del 30% sobre sus obligaciones tributarias.

Estas bajas voluntarias son complejas y siempre se recomienda contar con un versado profesional en el tema para recibir orientación.

 

Descripción, características y edad para prejubilación de las jubilaciones anticipadas

La edad de jubilación en 2020 puede adelantarse cuando se cumpla una serie de condiciones. Las personas que perciben la pensión pública asociada a la jubilación bajo estas circunstancias se acogen a lo que se denomina como jubilación anticipada.

En España se entiende por edad de prejubilación aquella que esté por debajo de los 66 años. No obstante, hay un límite inferior. Un trabajador en nuestro país no podrá beneficiarse de la jubilación temprana antes de los 62 años, igual a la edad de prejubilación. Para hacerlo tendrá que haber cotizado al menos 35 años y 3 meses. De lo contrario necesitará esperar un año más y acreditar 33 años en activo.

Existen dos tipos principales de prejubilación. Por un lado está la forzosa o por desempleo. En este caso el extrabajador tiene un margen de cuatro años sobre la edad de jubilación habitual. Por otra parte se tiene la jubilación voluntaria en la que el cese es voluntario e iniciado por la persona interesada. En este caso solo se puede solicitar con al menos 63 años.

A la hora de pedir la pensión es necesario estudiar con detenimiento la historia laboral del trabajador para dilucidar sin errores cuál es la compensación a recibir. Este cálculo es conveniente que lo hagan expertos en la materia para evitar costosos errores.

 

La seguridad social y la jubilación

Cualquier usuario puede usar las herramientas facilitadas por la Seguridad Social para la jubilación anticipada y calcular su edad de prejubilación o la pensión que le quedaría. Para hacerlo hay que revisar primero el documento que explica cómo se realizan los cálculos para obtener la cuantía correcta.

El interesado puede usar esta calculadora para hacerse una idea global de la pensión. Sin embargo, debido a los muchos matices existentes en las normativas aplicables a las pensiones de jubilación siempre conviene consultar con un abogado especializado.

 

Descripción y características de la jubilación parcial

La jubilación parcial es un modelo híbrido de jubilación que permite mantener un mínimo de actividad al mismo tiempo que se percibe una pensión. La pensión no es completa sino que se calcula como un porcentaje del total aplicable en base al volumen de trabajo que siga realizando la persona. Esta fórmula está pensaba para aquellos trabajadores que cuentan con un contrato a tiempo parcial o que forman al personal de relevo mientras llegan a su jubilación total.

Para poder acogerse a una pensión por este tipo de jubilación el solicitante debe tener al menos 60 años. La cuantía que percibirá como compensación nunca puede ser menor al porcentaje pertinente de la pensión mínima. Existen varias compatibilidades e incompatibilidades que pueden ser de interés en el caso concreto del interesado. Por ejemplo, el trabajo a tiempo parcial no tiene por qué ser en la antigua empresa, sino que puede tratarse de un nuevo empleo. No se puede disfrutar al mismo tiempo de una pensión por incapacidad permanente o gran invalidez mientras se tiene una compensación de jubilación parcial. Puede preguntar en el bufete qué le es más ventajosa.

 

Relación existente entre las prejubilaciones y un ERE

En la mayoría de los casos, se entiende por ERE al expediente de regulación de empleo donde se extinguen los contratos de trabajo de al menos el 10% de la plantilla. No obstante, gracias a varios mecanismos de protección de los trabajadores es posible que los mayores de edad tengan la oportunidad de acogerse a una jubilación temprana.

Si la persona se ha visto incluida en la extinción de contratos puede jubilarse de forma anticipada si cumple dos requisitos. En primer lugar debe tener al menos 62 años. Y en segundo lugar ha de haber cotizado en el sistema como mínimo 35 años. Si estas dos circunstancias se cumplen el extrabajador puede acogerse a una pensión por jubilación forzosa anticipada.

Uno de los aspectos más interesantes es que la persona afectada puede percibir la prestación por desempleo correspondiente a mayores de 52 años si no desea jubilarse de forma anticipada. A la hora de tomar estas decisiones es de suma importancia tener bien claro cuáles son los supuestos de nuestro caso concreto y cuál es la cuantía que se nos ingresaría de acceder a la jubilación anticipada. Todos estos detalles pueden consultarlos con un abogado con rodaje en estos asuntos. Una consulta a tiempo puede evitar duros desengaños futuros.

Las leyes que regulan las diferentes formas en las que un trabajador de España puede jubilarse son complejas. Es necesario conocer la legislación al detalle pues ni siquiera la Seguridad Social tiene un protocolo inamovible para todos los casos. Las diferentes situaciones que se refieren a las personas y su historial laboral han sido interpretados correctamente para alcanzar una solución satisfactoria.

Así pues, es de vital importancia que el futuro jubilado deje en manos de los profesionales todo el procedimiento. Elías y Muñoz Abogados está a su servicio para todo lo que pueda necesitar. Defenderemos sus intereses y nos aseguraremos de que la cuantía que obtenga tras su jubilación o prejubilación sea la que le corresponda.

Si se ha visto involucrado en un ERE o está negociando una baja consensuada, no dude en contactarnos para que le asesoremos. Hemos trabajado en múltiples casos similares y sabemos cómo proteger el futuro de nuestros estimados clientes.

Añadir nuevo comentario

¿Necesita un Abogado en Madrid?, Nosotros le llamamos

Rellene el formulario y le llamaremos a la mayor brevedad posible.

* Campos obligatorios