Citación judicial en calidad de investigado

Se encuentra tranquilamente en casa y, de pronto, suena el timbre del portero electrónico. Es un cartero que trae para usted una carta certificada. Al abrirla, se da cuenta de que se trata de una citación judicial en la que se le llama a acudir a un juzgado en calidad de investigado de un proceso penal.

 

En ese momento, lo más probable es que se sienta inquieto y ansioso. Sin embargo, debe mantener la calma y explorar sus opciones, por ejemplo, atendiendo a lo que aquí vamos a contarle. Y es que encontrará mucha información de su interés en torno a la citación judicial como investigado que acaba de recibir.

 

¿Que es una citación judicial?

 

Una citación judicial es una notificación oficial realizada por un juzgado en la que se recoge una orden dirigida a un sujeto concreto para que se presente en una fecha y en una hora concreta en su sede. En el caso que nos atañe, debe estar dirigida a un sujeto en calidad de investigado, aunque también puede referirse a un perito, un querellante, un demandante o un testigo.

 

Ahora bien, la figura de investigado solo se recoge dentro de un proceso penal, por lo que tendrá que ser un juzgado de lo penal el que emita la citación. En concreto, esta figura es la que sustituyó a la de imputado en la última reforma del Código Penal y hace referencia a un sujeto sobre el que existe la sospecha de que ha cometido o ha sido partícipe en la comisión de un delito y, por ello, está siendo investigado por un juez.

 

Información que debe aparecer en la citación judicial como investigado

 

Ya sabe que es una citación judicial, así que ahora vamos a expresar los elementos imprescindibles que deben aparecer en ella:

 

  • El juzgado de lo penal que emite la citación y la resolución por la cual se ha realizado.
  • Nombre, apellidos y dirección de residencia del investigado.
  • La fecha.
  • El procedimiento por el que se está investigando al sujeto.
  • Motivo de la citación.
  • Día, hora y sede judicial a la que el investigado debe acudir.
  • Advertencia de que está obligado a acudir al llamamiento y las consecuencias judiciales que sufrirá si no lo hace.

 

¿Qué ocurre si no se encuentra en casa?

 

Es posible que, en el momento de llegar el cartero a su domicilio, usted no se encuentre en casa. En este sentido, podrá dejarle la notificación a cualquier residente en el domicilio o vecino siempre que sea mayor de 14 años. Todos ellos tienen la obligación de notificarle al investigado la citación. Si no lo hacen, pueden ser multados.

 

También puede suceder que el sujeto investigado carezca de un domicilio registrado. En ese caso, el juez ha de poner todos los medios que estén a su alcance para hacerle llegar la notificación. Todo ello se engloba dentro del artículo 24 y sus diferentes subsecciones de la Constitución, el cual hace referencia a la tutela judicial efectiva, a la presunción de inocencia y al derecho de defensa.

 

Los derechos del investigado

 

La citación juzgado de lo penal requerirá al investigado para que preste declaración a un juez en torno a un delito del cual se tienen sospechas de su autoría o implicación. En este sentido, el sujeto tiene derecho a no confesarse culpable, a no declarar contra sí mismo y a aportar todos los medios de prueba que tenga a su disposición que puedan servir para probar su inocencia. Obviamente, también tendrá derecho a la asistencia letrada al investigado ya sea mediante la contratación de un abogado con sus propios recursos o a través de la asignación de uno de oficio.

 

La vista debe ser pública y no demorarse en el tiempo por cuestiones indebidas. Todo ello es básico para evitar que el investigado pueda caer en situación de indefensión.

 

Consecuencias de la citación juzgado de lo penal

 

La citación podrá deberse a un proceso relacionado con cualquiera de estos tipos de delitos penales:

 

  • Delitos leves: a instancia de parte, salvo que se trate de uno relacionado con violencia de género. La citación puede deberse a la necesidad de que preste declaración ante un juez de guardia o para que se presente a un juicio rápido.
  • Delitos que inician procedimientos abreviados: son aquellos que, como máximo, conllevan penas de 9 años de prisión.
  • Delitos que inician procedimientos ordinarios: son los que conllevan penas superiores a 9 años de prisión.

 

En estos dos últimos casos, el investigado declarará, en primer término, ante el juez de instrucción del caso y, salvo que decrete su entrada en prisión preventiva, recibirá otra notificación para que vuelva a personarse cuando se abra la fase oral.

 

¿Qué pasa si el investigado no acude a la citación?

 

Las consecuencias dependerán del tipo de delito por el que se le esté investigando:

 

  • Procedimiento por delito leve: multa de entre 200 € y 2000 € (artículo 967.2 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal).
  • Procedimiento abreviado u ordinario: multa de entre 200 € y 5000 € en el caso del primer llamamiento (artículo 175.5 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal). En caso de no asistir tras la segunda citación, pasará a ser considerado como reo de un delito de obstrucción a la justicia (artículo 463.1 del Código Penal). A esto hay que añadir, además, que dicha citación puede convertirse en una orden de detención en ese momento.

 

Estas consecuencias se producirán siempre y cuando el investigado no pueda alegar una razón que justifique su no comparecencia (problema de salud grave, muerte de un familiar, etc.). Sin embargo, su ausencia no conlleva, en ningún caso, la celebración del juicio y la emisión de una sentencia que le declare culpable o, lo que es menos probable, inocente. Al fin y al cabo, resulta difícil que un sujeto que no se presenta al proceso por el que se juzga un delito del que se le acusa acabe no siendo declarado culpable al no ejercer su derecho a la legítima defensa.

 

¿Es obligatorio acudir acompañado de un abogado a la citación?

 

Depende. En los proceso por delitos leves, la ley no establece que exista una obligatoriedad de que el investigado se persone a la citación acompañado de un abogado. Sin embargo, encarecidamente recomendable que haga uso de un servicio de asistencia letrada al investigado ya que este profesional será el que podrá defender mejor que nadie sus intereses y establecer una estrategia de defensa adecuada.

 

Ahora bien, en el caso de las citaciones para aquellos delitos que conllevan la apertura de un procedimiento abreviado u ordinario, no solo es obligatorio personarse con un abogado que ejerza la defensa judicial del acusado, sino también de un procurador que se haga responsable de su representación judicial.

 

En definitiva, al contrario de lo que muchos piensan, una citación judicial no es más que un requerimiento por el cual se facilita el derecho a la legítima defensa al investigado por un proceso penal. Gracias a ella, puede acudir a un juzgado, recibir asesoramiento legal, prestar declaración dando su versión y aportar todas las pruebas que estime oportunas para demostrar su inocencia.

 

Añadir nuevo comentario

¿Necesita un Abogado en Madrid?, Nosotros le llamamos

Rellene el formulario y le llamaremos a la mayor brevedad posible.

* Campos obligatorios

WhatsApp ¿Necesita un abogado? Le llamamos