La cesión ilegal de trabajadores

Muchos trabajadores se encuentran, en un momento determinado de sus carreras profesionales, en la situación de trabajar para una empresa con la que no han firmado el correspondiente contrato de trabajo. Esto es lo que lo que se conoce como cesión de trabajadores, la cual puede ser legal o ilegal, según el caso. Aquí queremos comentarle todo lo que debe saber al respecto. 

¿Cuándo es ilegal una cesión de trabajadores?

El artículo 43.1 del Estatuto de los Trabajadores es muy claro al respecto. En concreto, este dice que la cesión temporal de un empleado por parte de la empresa que lo ha contratado a otra es una cuestión que solo puede darse en el caso de las Empresas de Trabajo Temporal autorizadas para ello. 

Sin embargo, la jurisprudencia, con el paso del tiempo, ha establecido otros supuestos. Por ejemplo, tampoco se considera como cesión ilegal de trabajadores aquellas llevadas a cabo por una cooperativa agraria a una explotación agrícola siempre que los afectados sean socios. Asimismo, son legales aquellas que involucren a trabajadores discapacitados y que sean llevadas a cabo por centros especiales de empleo con el propósito de integrarles en el mercado laboral. Finalmente, también hay que hacer referencia a las cesiones de trabajadores portuarios siempre y cuando hayan sido contratados por parte de la Sociedad Anónima de Gestión de Servicios Portuarios siempre que se realicen a una empresa con licencia de manipulación de mercancías. 

Dicho de otro modo, una cesión ilegal se produce cuando la empresa A firma un contrato a un trabajador con el propósito de que, en lugar de prestar para ella sus servicios, lo haga para la empresa B. Generalmente, esto se hace porque las condiciones laborales del empleado en la empresa A son peores que en la empresa B. Además, esta última puede así evitar determinados riesgos derivados de la contratación de una persona.

¿Cuándo determina la ley que existe una cesión ilegal de trabajadores?

En concreto, la ley establece tres supuestos a la hora de determinar que se está produciendo una cesión ilegal. Son estos: 

  • Cuando la empresa que procede a firmar y a ceder al trabajador a otra carece de organización estable o propia, no posee una actividad concreta ni dispone de los medios indispensables para la ejecución de las tareas empresariales básicas.
  • Cuando el contrato de servicios firmado entre dos empresas se limita, única y exclusivamente, a que una ponga a disposición de otra un determinado número de trabajadores.
  • Cuando la empresa que contrata y, por tanto cede al trabajador no es la responsable de ejercer las actividades propias del empresario, es decir, de dar las ordenes, pagar los salarios, imponer sanciones, aprobar el período de descanso vacacional, etc.

En definitiva, la cesión es ilegal cuando la empresa que recibe al trabajador es la encargada de ejercer todas las funciones que legalmente corresponden a aquella que lo ha contratado.

El caso de las contratas

Las contratas y las subcontratas son empresas que han florecido como consecuencia de los procesos de 'outsourcing' de las compañías. Con ese término se conoce a la externalización de determinados servicios. 

Para definir a la perfección qué es una contrata lo mejor es recurrir a un ejemplo. Una constructora gana un concurso para acometer una obra pero, en lugar de ejecutarla ella, delega en otra para que lo haga. Esta es la contrata. A su vez, esta, para realizar una tarea específica y determinada, procede a la contratación de otra, la cual sería la subcontrata. 

Pero, ¿por qué las contratas son legales y la cesión de trabajadores cuando no la realiza una ETT no? Pues, fundamentalmente, porque las contratas poseen una organización propia, una actividad profesional definida, gestionan los medios de producción y ejercen sus responsabilidades respecto al trabajador. Además, el empleado firma su contrato con ella. 

¿Puede darse una cesión ilegal en la Administración Pública?

La respuesta es que sí. En este tipo de casos, los trabajadores cedidos, una vez demostrada la ilegalidad de la relación laboral, pasan a ser trabajadores de la Administración Pública mediante una relación indefinida, pero no fija. Esto se debe a que, legalmente, la única manera de ostentar un puesto público es mediante oposición, concurso o, en definitiva, cualquier procedimiento legalmente establecido y previsto por la Constitución. 

¿Qué consecuencias tiene la cesión ilegal de trabajadores?

En primer lugar, tanto la empresa que firma al trabajador y lo cede como la que lo recibe son responsables solidarias ante los trabajadores. Esto quiere decir que ambas poseen la responsabilidad de hacer frente al pago de las cuotas de la Seguridad Social y de los salarios de los empleados afectados. Además, al vulnerar los artículos 8 y 18 de la Ley de Sanciones e Infracciones en el Orden Social, tendrán que hacer frente a una sanción muy grave. En concreto, esta puede llegar a ser de 187.515 € e, incluso, derivar en responsabilidades penales. 

Por su parte, una vez determinada la ilegalidad de la cesión, el trabajador podrá decidir en qué empresa seguir prestando sus servicios y adquirir, automáticamente, la condición de fijo. De hecho, no importa si su contrato era temporal o indefinido ya que la ley le reconoce este derecho.

Herramientas del trabajador si cree estar cedido de forma ilegal

La legislación vigente pone al alcance del trabajador una serie de herramientas a partir de las cuales hacer frente a la cesión ilegal. La primera de ellas es, como no podía ser de otro modo, demandar a ambas empresas para dar fin a la situación laboral irregular. Es aquí cuando podrá elegir entre quedarse en condición de fijo en la empresa en la que está cedido o pasar a formar parte de la plantilla de la compañía cesionaria. 

Por su lado, la demanda debe interponerse siempre mientras se esté inmerso en la situación de cesión ilegal. Esto quiere decir que, una vez que la relación laboral entre las partes se extinga, el interesado no podrá efectuar ninguna reclamación. En este sentido, se suele recomendar a los afectados que, junto a la demanda, incluyan la Papeleta de Conciliación. De este modo, pueden evitar que surjan determinados problemas si las circunstancias varían con el paso del tiempo. 

En el supuesto de que se produzca el despido mientras se está en situación de cesión ilegal, el trabajador tiene el derecho a alegar que se ha producido en la Papeleta de Conciliación. De esta forma, actuaría automáticamente frente a las dos empresas, es decir, ante la cedente y ante la cesionaria. 

Conclusiones acerca de la cesión ilegal de trabajadores

Como habrá podido comprobar, la cesión ilegal de trabajadores es un tema bastante ambiguo en material legal y laboral. De hecho, en muchos casos, es realmente complejo determinarla. Esto es especialmente visible en el caso de las contratas. No hay que olvidar que la creación de sociedades pantalla ha sido una práctica muy habitual durante muchos años y que, hoy en día, sigue siendo bastante difícil de detectar. En cualquier caso, la legislación se pone siempre de parte del trabajador y, además, castiga fuertemente a aquellas empresas que incurren en esta infracción, tal y como hemos visto anteriormente.

Tanto si ha sido despedido como si no, puede reclamar por cesión ilegal. Para ello, contacte ahora con G. Elías y Muñoz Abogados y nuestros abogados especialistas en reclamación por cesión ilegal de trabajadores le asesorarán.

Añadir nuevo comentario

¿Necesita un Abogado en Madrid?, Nosotros le llamamos

Rellene el formulario y le llamaremos a la mayor brevedad posible.

* Campos obligatorios