¿Cómo hacer para tener la custodia de un nieto?

¿Cómo hacer para tener la custodia de un nieto?
Publicado el: 8 de Noviembre de 2022

Si los abuelos quieren la guardia de sus nietos y ambos padres retiran la patria potestad, deben exponer un requerimiento en los tribunales y contratar un buen abogado de familia. No todos los hijos pueden habitar con sus progenitores por algunas eventualidades de la vida. En estas ocasiones, son los abuelos los que pueden actuar como padres de sus nietos, quienes los crían y los eduquen.

En España, en ocasiones inusuales e importantes, el supremo y tribunales pueden conceder la tutela de los hijos a los abuelos y despojar a los padres de la patria potestad. Debe existir una fuerte evidencia de que ninguno de los padres está cumpliendo con las responsabilidades relacionadas a la patria potestad, o que se encuentre una situación en contra de su hijo.

¿Cómo se puede obtener la tutela de los nietos?

El cuidado de los nietos sólo se puede tener si ambos padres retiran la patria potestad o ambos fallecen. Sin embargo, hay distinciones en las que un magistrado cede la custodia a los abuelos, siempre protegiendo los intereses de los menores.

Estos casos deben basarse en razones muy importantes y serias tales como que los padres no estén, responsabilidades que los padres no puedan ejercer la patria potestad, adicción a las drogas o por último, que los padres estén en prisión.

Cuando la custodia judicial se conceda a los abuelos, la tutela y los acuerdos de tutela deberán establecerse siempre y prever un régimen extenso para que los hijos visiten a sus padres y de esta manera, mejorar la relación entre los padres e hijos.

De esta forma, el otorgamiento de la patria potestad a los abuelos por parte del juez es permitirles cuidar de sus nietos, acompañarlos, brindarles unos estudios, representarlos y administrar su patrimonio.

¿Cómo se solicita la tutela y tutela de un nieto?

El procedimiento para que los abuelos soliciten la guarda y custodia de sus nietos es cuestionable porque el Código Procesal Civil no contempla claramente la relación familiar entre nietos y abuelos. Por lo tanto, en estas situaciones particularmente singulares y difíciles, lo más aconsejable sería contratar a un abogado y presentar una demanda de tutela, ya que los abuelos deben comparecer ante el tribunal de primera instancia de la jurisdicción donde viva el menor.

Otra opción sería un juicio oral para solicitar la custodia de un tercero que no sea el progenitor del menor, pero siempre es necesario demostrar que el interés del niño es mejor otorgándole la custodia de esa familia.

¿Qué pruebas y documentos deben aportar los abuelos?

Un abuelo debe proporcionar varios documentos para hacer una solicitud de tutela. Esto es suficiente para probar que la relación con los nietos es en realidad una relación de tutela. Las pruebas y documentos que necesitarían son los siguientes:

  • Certificados de matrimonio de los padres (si están casados).
  • Acta de nacimiento del menor.
  • Indicar que los niños van a la escuela.

Y si fuera necesario, también se podría proporcionar una certificación del médico que trata al niño donde indicase que el menor está bajo el cuidado continuo de los abuelos. De esta manera, el abuelo y el nieto proporcionarían conjuntamente un certificado de registro, lo cual sería muy conveniente.

Cuantas más pruebas se tenga, mucho mejor, ya que el objetivo de todo ello es convencer al juez que lo mejor para el niño es que los abuelos ejerzan la custodia del nieto.

Si por algún caso no le dieran la tutela ¿Podría pedir el derecho a visitar a su nieto?

A veces no es posible conseguir la custodia de los nietos, pero, en cambio, sí poder verlos en casos de que hubiera de por medio un divorcio problemático, o si uno de los cónyuges tiene una mala relación con su ex-suegro. En estos casos, los abuelos pueden verse obligados a demandar un sistema de visitas para los menores y a ejercer este derecho de abuelos para sus nietos.

Estas visitas corresponde decidirlas al juzgado de primera instancia competente. Y, en general, se concede el derecho a visitar a un niño a menos que la relación entre los nietos perjudique el desarrollo y la salud física y mental del niño. Incluso se puede incluir un sistema de visitas para nietos y abuelos en los acuerdos de divorcio.

Además, se puede solicitar al equipo psicosocial del juzgado que informe y decida el régimen de visitas ideal para cada caso. Este sistema de visitas tiene que adaptarse a la situación individual de la persona en cuestión, ya que no es lo mismo un bebé, un niño de 5 años o un niño de 14 año; cada caso es diferente. Así, el sistema acordado puede incluir o no la pernoctación del menor en casa de sus abuelos o un régimen de visitas progresivas.

Añadir nuevo comentario

¿Necesita un abogado en Madrid?, nosotros le llamamos

Rellene el formulario y le llamaremos a la mayor brevedad posible.

* Campos obligatorios