G.Elías y Muñoz Abogados
91 571 17 87 Calle Orense, 48
28020 Madrid

Despido Directivos en el Coronavirus. Pérdida de puestos directivos

A raíz de la grave crisis económica y sanitaria que ha originado la pandemia se han pérdido cerca de 21.000 puestos de trabajo para directivos y altos cargos durante el primer semestre de 2020. Nuestro Despacho de Abogados posee Abogados especialistas en el asesoramiento a directivos.

Según información contenida en el Diario Expansion, el coronavirus ha supuesto todo un mazazo para la economía: un desplome del PIB sin precedentes, la salida de cientos de miles de ocupados del mercado laboral (ya sea temporalmente mediante un ERTE o por la pérdida del puesto de trabajo), el hundimiento de los ingresos de la mayor parte de las compañías y el cierre de buena parte de ellas. Y la crisis también ha hecho mella en el número de directivos de las compañías, ya que durante la primera mitad del año se han destruido 15.800 puestos de trabajo de esta categoría. Y no es un movimiento uniforme, ya que el sector privado pierde 21.900 directores y gerentes respecto al cierre de 2019, mientras que el público engrosa sus plantillas en 6.100 empleados.

Recuerda que si eres directivo, y te estás viendo afectado por una crisis laboral o problema laboral G.Elias y Muñoz Abogado es referente en el sector.

En concreto, el sector privado ha visto como el número de directivos en sus filas se hundía un 4% a lo largo del último año, hasta los 694.900 trabajadores de este tipo en el segundo trimestre, y la tendencia se ha agravado durante el primer semestre del año, tras el estallido del coronavirus, de acuerdo con las últimas cifras de la Encuesta de Población Activa, publicada por el Instituto Nacional de Estadística. Aunque este recorte ha sido inferior al del conjunto del mercado laboral, hay que tener en cuenta que este tipo de empleados tienen una mayor estabilidad en el corto plazo, debido a que muchas veces es necesario contar con un responsable de cada área en una empresa aunque esa área se reduzca por la caída de la demanda.

No obstante, la tendencia en el medio plazo es también descendente. En la última década, el número de directivos en el sector privado ha pasado de 857.200 trabajadores en el pico de 2011 a menos de 700.000 en la actualidad y, aunque el deterioro ha sido mayor en épocas de crisis, también se ha mantenido durante la bonanza. Quizá la razón es precisamente esa dificultad para ajustar esos puestos de trabajo en el corto plazo, que ha llevado a que las empresas se planteen los ajustes en este tipo de ocupados desde una perspectiva más amplia, fusionando departamentos o reduciendo cargos intermedios incluso durante las fases de crecimiento.

Esta tendencia, no obstante, contrasta en gran medida con la vivida por los directivos públicos. Estos cargos sufrieron un severo ajuste durante 2012, ya que la plantilla pasó de 79.400 trabajadores de esta categoría el cuarto trimestre de 2011, cuando Mariano Rajoy asumió la presidencia, a 62.200 un año después, pasando a rondar los 50.000 en los años posteriores. Sin embargo, esa tendencia cambió en los últimos dos años, cuando volvió a incrementar con fuerza el número de directivos en la Administración, y se ha acelerado sensiblemente en los últimos meses, quizá con el desdoblamiento de ministerios tras la formación del Gobierno de coalición, ya que el número de directivos en el sector público se elevó en 6.100 personas entre el cuatro trimestre del año pasado y el segundo trimestre del actual ejercicio, un incremento del 11,7%. Y eso, a pesar de la caída de ingresos públicos.

Hay que tener en cuenta que buena parte de los expertos de todo el mundo recomienda mantener o aumentar el gasto público en el corto plazo para evitar que la caída del PIB por la pandemia se agrave, pero al mismo tiempo aconseja ir planteando ya los mimbres de un ajuste fiscal, con el objetivo de trasladar a los inversores en deuda pública la voluntad de llegar a un escenario de sostenibilidad de la deuda en el medio plazo. Y esto se puede hacer tanto con reformas que den frutos en unos años (como sería el caso de medidas en las pensiones) como mediante la contención presupuestaria del gasto corriente para poner el foco por completo en el gasto productivo, algo que por ahora no se está viendo, más bien sucede justo lo contrario.

Por regiones

Por tipos de directivos, los que más han sufrido el golpe son los de empresas de servicios no relacionadas con la hostelería (con la pérdida de 11.400 puestos de trabajo), seguidas de los directores de departamentos administrativos y comerciales (5.700), algo que contrasta con el alza de los directores de producción y operaciones (4.200 empleos más). Por comunidades autónomas, el mayor golpe se concentra en Canarias, con la pérdida de tres quintas partes de todos los directivos (9.200 puestos de trabajo), seguida de Cataluña (5.400).

Además, otra cosa que se ha observado durante la pandemia es que el número de directivos subempleados se ha triplicado respecto al año anterior, pasando de 5.500 trabajadores en esta situación en 2019 a 18.400 en la actualidad, el máximo desde hace seis años. Buena parte de los directivos, tanto en el sector público como en el privado, trabajaron este segundo trimestre del año por debajo de sus posibilidades, ya sea porque se ocuparon de tareas por debajo de su rango (por el ERTE de otros empleados de su empresa, por ejemplo) o por la menor cantidad de horas trabajadas. Y esta segunda hipótesis podría ser la más acertada, ya que las horas trabajadas por los directivos cayeron un 24,5% en el último año, por un 22,9% en el conjunto del mercado laboral.

Añadir nuevo comentario

¿Necesita un Abogado en Madrid?, Nosotros le llamamos

Rellene el formulario y le llamaremos a la mayor brevedad posible.

* Campos obligatorios

WhatsAppWhatsApp ¿Necesita un abogado? Le llamamos