G.Elías y Muñoz Abogados
91 571 17 87 Calle Orense, 48
28020 Madrid

Retirar una denuncia ¿Se puede quitar una denuncia? ¿Cómo?

Es posible que, hace unos días o semanas, pusiese una denuncia a alguien y que ahora se haya arrepentido de haberlo hecho. Llegado a este punto, seguramente se esté preguntando si es posible retirarla. Aquí queremos explicarle todo lo relacionado con esta acción.

 

¿Se puede retirar una denuncia?

No, no es posible. Seguro que ha escuchado en más de una ocasión, ya sea en películas o en programas de televisión, la expresión “voy a retirar una denuncia”, pero lo cierto es que se trata de una leyenda urbana que no se puede llevar a cabo salvo en casos muy excepcionales.
En concreto, esos casos excepcionales hacen referencia en su mayoría a delitos de persecución privada como, por ejemplo, las injurias y las calumnias. Pero en el resto de casos no. Lo que sí se puede hacer es renunciar a llevar a cabo acciones penales a título privado, pero el Ministerio Fiscal seguirá adelante con la acusación.

 

¿Qué pasa después de poner una denuncia?

La razón de que lo dicho anteriormente sea así es muy simple. Cuando usted o cualquier otra persona pone una denuncia, informa al Estado de que se ha llevado a cabo una acción que podría (eso lo decide el juez) ser constituyente de delito. Evidentemente, la Administración Judicial no puede dar la espalda a ese hecho aunque como víctima haya cambiado de opinión. Al contrario de lo que muchas personas creen, la práctica totalidad de las acciones delictivas contempladas en el Código Penal son públicas y perseguibles de oficio.

Una respuesta más simple a la pregunta de qué pasa después de poner una denuncia. Esta acción equivale a activar un botón que pone en marcha toda la maquinaria judicial. Pero esta tiene vida propia y no se puede detener pulsando otro. De hecho, lo más probable es que acabe celebrándose un juicio. Otra cosa es que, ante la incomparecencia del denunciante y del acusado, ya sea por acuerdo extrajudicial o por simple desestimiento, el juez se vea obligado a dictar una sentencia absolutoria por falta de pruebas. Pero el procedimiento en ningún caso se detiene.

 

Entonces ¿cómo retirar una una denuncia? El desistimiento de la acción penal

Ya hemos dejado claro que no se puede quitar una denuncia una vez que se ha interpuesto a no ser que trate sobre injurias, calumnias u otros delitos de persecución privada. Lo que sí puede hacer es renunciar a llevar a cabo acciones penales privadas y manifestar su intención de no continuar. Eso suele dar lugar a que el Ministerio Fiscal, al no ver claro cómo seguir con el proceso, decida archivarlo. Esto es especialmente habitual cuando no hay otras pruebas más allá del testimonio de la víctima.

No importa que lo que quiera sea retirar una denuncia por delito leve o grave. El problema en todos los casos es exactamente el mismo. Una vez que se pone en marcha el proceso judicial, el Estado está obligado a llegar hasta el final.

 

Consecuencias de retirar una denuncia

Volvemos a remarcar que, por lo general, no se puede quitar una denuncia, pero sí desistir de la acción penal privada. Sin embargo, esto tiene consecuencias en varios sentidos.
La primera de las consecuencias de retirar una denuncia o, mejor dicho, de desistir de la acción penal es que no hay vuelta atrás. Con esto queremos decir que, una vez que el proceso sea archivado o se emita una sentencia absolutoria por falta de pruebas debida a este motivo, no cabe recurso ni la posibilidad de interponer otra denuncia por los mismos hechos.

Esto puede ser realmente perjudicial para usted si ha sido víctima. Imagine que sufre un altercado con un vecino, lo pone en conocimiento de la policía y, posteriormente, decide retirar una denuncia por agresión para no meterse en más problemas o por miedo a las represalias. Es posible que, al mismo tiempo o con posterioridad, su vecino interponga otra contra usted por los mismos hechos. En ese punto, solo podrá defenderse, no “atacar”.

Pero hay más. Hay situaciones en las que el denunciante tiene la obligación de declarar como testigo al no tener la posibilidad de acogerse a una excepción recogida por la ley (cónyuges, ascendientes, descendientes, etc.). No hacerlo, así como negarse a declarar o declarar otra cosa diferente a la relatada en un primer momento, puede dar lugar a la imputación de un delito de desobediencia a la autoridad judicial o por falso testimonio. Piense que, en ese punto, está obligado legalmente a decir la verdad aunque su deseo sea el de retirar una denuncia.

 

¿Cuál es el tiempo para retirar una denuncia?

No hay tiempo para retirar una denuncia salvo en los casos de delitos de persecución privada. En ellos, el juzgado competente envía una comunicación al denunciante con el propósito de que la ratifique. Esta suele demorarse unos 2 meses, aproximadamente. En caso de no hacerlo, se detiene el proceso.
Suele pensarse que retirar una denuncia por delito leve es más sencillo que hacerlo por uno grave o de tipo básico. Pero, realmente, es algo igual de irrealizable una vez que se pone en marcha la maquinaria judicial.

 

Retirar una denuncia por malos tratos

La violencia de género es, sin duda, una de las lacras sociales más importantes de las últimas décadas. Es por ello que, aunque retirar una denuncia por malos tratos no sea posible, existen especiales dificultades para continuar con el proceso cuando la víctima decide no llevar a cabo la acción penal privada.

Piense que lo que se denuncia en estos casos es a la pareja que, en muchos casos, es el padre de los hijos de la víctima. Por ello, emocionalmente, es especialmente complejo seguir adelante. El miedo a las represalias y a perjudicarle se impone en muchos casos. Además, cuando no existe un parte de lesiones o prueba similar, resulta prácticamente imposible que el Ministerio Fiscal o el juez encuentren cómo continuar con el proceso sin el testimonio de la mujer. Es importante concienciarla de que retirar una denuncia por agresión nunca es una buena idea ya que lo más probable es que los hechos vuelvan a ocurrir.

 

En definitiva, aunque no se puede retirar una denuncia salvo en el caso de delitos de persecución privada, sí que tiene la posibilidad de forzar el archivamiento de la causa o la emisión de una sentencia absolutoria por falta de pruebas renunciando a la acción penal privada. Sin embargo, es algo que puede traerle consecuencias muy perjudiciales. Por ello, para entender cómo retirar una denuncia y medir con exactitud los pasos que debe dar, es de vital importancia ponerse en manos de un abogado especializado.

Añadir nuevo comentario

¿Necesita un Abogado en Madrid?, Nosotros le llamamos

Rellene el formulario y le llamaremos a la mayor brevedad posible.

* Campos obligatorios