Divorcio de mutuo acuerdo ¿Cuáles son sus ventajas?

Divorcio Mutuo Acuerdo

Por suerte o por desgracia, depende de cada caso, muchas parejas tienen que enfrentarse, en un momento determinado, al divorcio. En este sentido, siempre escuchamos hablar de que lo mejor es hacerlo de mutuo acuerdo. Sin embargo, ¿sabe realmente qué significa esto y qué ventajas tiene? Nosotros como abogados expertos en divorcio y divorcios, queremos explicárselo en profundidad.

Conceptos fundamentales en torno al divorcio

Diferencia entre divorcio y separación

Lo primero que has de saber es que el divorcio es una institución jurídica por la cual, mediante sentencia judicial y a instancia de la pareja, se procede a disolver una unión matrimonial. Lo definimos con exactitud con el propósito de que no confunda este concepto con el de separación. Esta figura solo implica que ambos cónyuges dejan de compartir lugar de residencia. A pesar de ello, no implica que su matrimonio desaparezca.

Divorcios de mutuo acuerdo y contenciosos

Cuando una pareja quiere acabar con su relación mediante la figura del divorcio, puede hacerlo mediante la fórmula del mutuo acuerdo o de lo contencioso. En el primer caso, basta con la presentación de un convenio regulador firmado por los cónyuges para que un juez lo determine. En el segundo, será el juez, tras la celebración de todo el procedimiento judicial, el que lo redacte mediante sentencia.

El convenio regulador

Este es un concepto que hemos nombrado anteriormente y que resulta de gran importancia. Y es que, generalmente, es el motivo de la disputa de la mayor parte de divorcios que acaban por la vía contenciosa.

El convenio regulador es, fundamentalmente, un documento en el que aparecen todas las medidas acordadas por las partes o impuestas por el juez, en función de si el divorcio se ha producido de mutuo acuerdo o por vía contenciosa, que regulan la separación de los cónyuges. En este sentido, aquí se incluye el régimen de la guarda y custodia de los hijos si los hubiese, la cuantía de las pensiones alimenticias y compensatorias, el régimen de estancias y visitas, la utilización del domicilio familiar.

¿Existen requisitos para proceder al divorcio?

Hace algún tiempo, durante los primeros compases de la ley del divorcio aprobada en España durante la década de los 80, era indispensable que una de las partes alegase una causa para proceder al divorcio. Esto hacía que la mayoría de casos acabase en la vía de lo contencioso.

Sin embargo, hoy en día, la ley da prioridad a un individuo para que no tenga que convivir con alguien que no desea antes que a salvaguardar una determinada figura jurídica. Tenga en cuenta que esto se conoce como Derecho de Familia y que, si se casó por la iglesia, para esa institución lo seguirá estando para siempre. Sin embargo, en términos legales, no es algo que tenga ninguna relevancia.

Los requisitos legales para acometer un divorcio aparecen establecidos en el artículo 86 de la Ley 30/1981, 7 de julio, la cual modifica el artículo 81 del Código Civil. Como ya dijimos anteriormente, la mera voluntad de una de las partes es suficiente para romper la unión matrimonial. Sin embargo, el texto legal al que hemos hecho referencia especifica que deben haber transcurrido tres meses desde la fecha de celebración del matrimonio.

Solo hay una excepción a este requisito. En concreto, la ley establece que no hay necesidad de cumplirlo cuando exista un riesgo para la integridad física, la vida, la integridad moral, la indemnidad sexual o la libertad del demandante. Sin embargo, en este caso, nunca puede existir el mutuo acuerdo para el divorcio.

Por otro lado, la ley exige que ambos cónyuges estén asistidos por un abogado y que presten su consentimiento, en caso de querer un acuerdo para el divorcio, a un notario o a un letrado de la Administración de Justicia. En el caso de que haya hijos mayores emancipados que carezcan de ingresos propios, estos tendrán la obligación también de dar su consentimiento respecto a las disposiciones que les afecten.

Esta vía no está disponible para aquellas parejas que tienen hijos menores de edad, es decir, el divorcio de mutuo acuerdo no puede tramitarse ante notario. Esto se debe, fundamentalmente, a que el Ministerio Fiscal es el responsable de velar por los intereses de los menores y asegurar que estos son protegidos lo suficiente mediante el acuerdo. Además, debe registrarse en el juzgado y contar, cada parte, con un abogado y un procurador.

Las principales ventajas del divorcio de mutuo acuerdo

Proceder a realizar un divorcio de mutuo acuerdo es mucho más sencillo que hacer lo propio con uno de mutuo acuerdo. En este sentido, la primera gran ventaja que ofrece esta modalidad es la rapidez. Y es que, en términos generales, resulta extraño encontrar un caso de una pareja que, mediante esta fórmula, haya tardado más de 3 o 4 meses en alcanzar la ruptura del vínculo matrimonial que les unía.

Esto es posible gracias a la sencillez del procedimiento. Basta que un abogado redacte el documento en el que se recoja el convenio regulador y que ambas partes lo firmen. Después, se deposita en el juzgado y se espera a que se haga efectivo. Cuando lo hace, automáticamente la pareja deja de estar casada. Esto quiere decir que no hay necesidad de juicio, de contratación de abogados ni de sentencia judicial.

En términos económicos, un divorcio de mutuo acuerdo siempre va a ser más beneficioso que uno contencioso. Y, cuando decimos, beneficioso, nos referimos a barato. Para que se haga una idea, puede costar menos de una cuarta parte en el mejor de los casos. Ha de tener en cuenta que un cónyuge tiene la posibilidad de recurrir la sentencia de divorcio hasta llegar a la Audiencia Provincial, lo que supone el gasto de una enorme suma de dinero en abogados, procuradores, reclamaciones, tasas, etc.

Finalmente, hay que hacer énfasis también en los beneficios de índole psicológica que proporciona este modelo de divorcio. Y es que, generalmente, evita una gran cantidad de estrés y desgaste a los miembros de la familia y especialmente a los hijos. Estos, de este modo, se ahorran tener que declarar ante fiscales, jueces y psicólogos, someterse a exámenes o ver situaciones de disputa entre sus padres, por ejemplo.

¿Puede un divorcio de mutuo acuerdo no ser válido?

Esto es algo realmente raro, pero lo cierto es que puede suceder. Un juez puede determinar que un divorcio no es válido porque el convenio regulador que han firmado las partes no es suficiente o no es conforme a la legalidad vigente. Si lo hace, ambas partes tendrán que volver a reunirse y sentarse a negociar. En caso de no estar dispuestos, se dará comienzo a la vía contenciosa y será el propio juez el que decida.

En cualquier caso, esto es muy poco habitual ya que, por lo general, los abogados, que son los que redactan este tipo de acuerdos, saben qué cláusulas pueden incluir y cuales no para que el documento sea suficiente y no abusivo para una de las partes.

Seguro que, llegado a este punto, comprende perfectamente cuáles son las principales ventajas de un divorcio de mutuo acuerdo. Sin duda, se trata de un proceso mucho más ágil, rápido, económico y simple que uno contencioso. Por ello, en caso de tener que enfrentarse a esta situación, su prioridad debe ser siempre la de llegar a un acuerdo con su pareja.

Esperamos haberle sido de ayuda y que haya comprendido de mejor manera qué es lo que sucede cuando una de las partes de la pareja se quiere divorciar y la otra no. Contacte con nostros para resolver cualquier duda al respecto de este tema.

Añadir nuevo comentario

¿Necesita un Abogado en Madrid?, Nosotros le llamamos

Rellene el formulario y le llamaremos a la mayor brevedad posible.

* Campos obligatorios