¿Qué es un abogado matrimonialista?

¿Qué es un abogado matrimonialista?
Publicado el: 22 de Abril de 2022

Tabla de contenidos

Un abogado matrimonialista es la persona que representa y asesora a sus clientes en un proceso de divorcio. En un momento tan complicado como es una ruptura sólo un experto evitará complicaciones y velará por sus intereses y tranquilidad y te asesorará en cuanto a la nulidad matrimonial, la custodia de los hijos, pensión alimenticia, etc.

Un divorcio puede tramitarse ante el juzgado o por notaría; ésta última siempre y cuando no se encuentren hijos menores o en su caso dependientes de sus padres.

Además, el letrado no sólo interviene en los procesos de separación o divorcio, sino también en la modificación del régimen económico matrimonial, que puede hacerse sin que haya una separación o divorcio.

Los abogados matrimonialistas manejan otros tipos de casos además del divorcio. La separación del matrimonio y la nulidad del matrimonio son dos casos que también están dentro del ámbito de la ley del matrimonio.

¿Cuáles son sus funciones?

La principal función de un abogado matrimonialista es representar a su cliente tanto si el divorcio es de mutuo acuerdo como si es un divorcio contencioso.

El divorcio de mutuo acuerdo está regulado en el Código Civil y en la Ley de Enjuiciamiento Civil. Para que se pueda llevar a cabo, los cónyuges deben de llevar como mínimo tres meses casados.

En el artículo 777 de la LEC se fija el procedimiento por el cual ambos cónyuges (o uno con el consentimiento del otro) presentan petición de separación o divorcio de mutuo acuerdo.

Si el divorcio es de mutuo acuerdo el abogado debe escribir un acuerdo entre las partes en el cual se recogen las medidas pactadas entre ambos. En dicho acuerdo se regula, si hay hijos menores de edad, la potestad, la custodia, el régimen de visitas, la pensión alimentaria, ente otras. Si el acuerdo no se redactara, sería el propio juez quien decidiera sobre estos temas.

Determinar la custodia de tus hijos será uno de los temas más importantes que tendrás después de una ruptura. Este tipo de casos son un desafío para los abogados matrimonialistas porque están en juego los intereses de los menores.

En el supuesto de que hubiera una inestabilidad económica entre los cónyuges, uno de ellos deberá encargarse de pasarle una pensión al otro, tal y como se regula en al artículo 97 del Código Civil.

No hay que decir que siempre es mejor resolver el divorcio de manera amistosa que no llegando a un proceso judicial.

Una de las grandes ventajas del divorcio amistoso es que ofrece la posibilidad de liquidar la sociedad de gananciales, a diferencia del divorcio contencioso donde no se podría realizar ya que la sentencia de divorcio produce la disolución de la sociedad de gananciales, pero no su liquidación. Se debe iniciar un procedimiento para liquidación del régimen económico matrimonial, más costoso, regulado en la Ley de Enjuiciamiento civil. Por falta de acuerdo, un divorcio de mutuo acuerdo puede convertirse en un divorcio contencioso.

El divorcio contencioso es la ruptura del vínculo conyugal que se realiza ante el juez, por no existir un acuerdo de ambos. En este caso, las dos partes tendrán que estar representadas por abogado y procurador.

Así mismo, el abogado se encargará de presentar la demanda o contestarla, así como de todos los trámites judiciales que correspondan, informando y asesorando a su cliente acerca de todas las fases del proceso hasta que el juez decida sobre las medidas que se llevarán a cabo tras el divorcio. La actuación de un abogado matrimonialista es imprescindible tanto en situaciones consensuadas como controvertidas, especialmente si las partes están de acuerdo, un abogado puede ser suficiente.

Ya sea que desee modificar la medida o recibir una demanda, lo mejor que puede hacer es consultar a su abogado matrimonial sobre su caso específico.

¿Qué cualidades debe tener un abogado matrimonialista?

Debe saber bien negociar para poder conseguir un acuerdo amistoso y así evitar llegar a un divorcio contencioso.

El abogado de familia debe tener una buena experiencia y conocer la mejor forma de afrontar cada situación al igual que ayudarle en la toma de decisiones importantes.

El letrado debe de estar al día de las actualizaciones de las leyes y conocer la legislación sobre el derecho de familia.

También los letrados matrimoniales están para reclamar el cumpliendo con la orden del Tribunal de Familia. Para ello, la forma habitual es presentar una petición de ejecución.

Los abogados matrimoniales deben ser conscientes de la existencia de procedimientos de contingencia en algunos casos. Una es evitar las sustracciones internacionales de menores, pero existen otras que no están relacionadas con la deportación, como proporcionar alimentos y necesidades a los menores, imponer una prohibición de correspondencia, o deportar a algunas o todas estas personas. Proteger a los menores del peligro.

Cuando las negociaciones se convierten en una pérdida de tiempo, un buen abogado matrimonialista le dirá cuál es la forma más saludable, rápida y realista de resolver un conflicto que en casi todos los casos será el de presentar una demanda.

El mejor abogado para estos casos es el que logra un equilibrio entre un buen negociador y un despiadado defensor de sus intereses dentro y fuera de los tribunales.

El conflicto en un matrimonio es predecible, por lo que recomendamos buscar consejo tan pronto como se dé cuenta de que su matrimonio no va bien.

Elegir al abogado adecuado es algo importantísimo, por lo que si usted está atravesando un proceso de divorcio o separación no dude en ponerse en contacto con nosotros ya que estamos especializados en ello y le podremos dar el mejor asesoramiento en esta situación tan delicada analizando su caso.

Añadir nuevo comentario

¿Necesita un abogado en Madrid?, nosotros le llamamos

Rellene el formulario y le llamaremos a la mayor brevedad posible.

* Campos obligatorios