Los tiempos en un divorcio en España

abogados separacion y divorcio madrid

El divorcio supone la ruptura de la unión matrimonial entre dos personas. Para ello, es necesario emprender un proceso que, cuando se hace de mutuo acuerdo, resulta extremadamente sencillo y rápido. De igual modo, cuando no hay entendimiento entre las partes, suele ser bastante más duradero y costoso. En cualquier caso, lo que debe tener claro es que, mientras uno de los dos cónyuges quiera obtenerlo, se producirá sin importar los impedimentos ni las trabas interpuestas por el otro.

En cualquier caso, de lo que aquí queremos hablarle es acerca de los tiempos que requieren los trámites de divorcio en España. Tenga en cuenta que hay muchos aspectos que pueden influir en ello, por lo que los datos que le proporcionaremos no son plenamente exactos. Sin embargo, sí que le servirán para hacerse una idea bastante aproximada sobre qué esperar.

¿Cuáles son los requisitos para obtener el divorcio en España

Tras la primera Ley del Divorcio en España, que fue publicada y puesta en vigor en 1981, aquellos que querían divorciarse debían aludir una razón. Sin embargo, esto se modificó tiempo después. Hoy en día, solo hay dos requisitos para que un divorcio se lleve a cabo. El primero de ellos es que hayan transcurrido, al menos, 3 meses desde la celebración del matrimonio hasta la interposición de la demanda. El segundo es la voluntad de romper la unión matrimonial manifestada por una de las partes.

¿Cuáles son los tiempos marcados para un divorcio de mutuo acuerdo?

Vamos a empezar hablándole del supuesto más rápido y sencillo, que es el divorcio de mutuo acuerdo. Este se ha denominado, durante los últimos años, como divorcio exprés debido a las facilidades legislativas que se han proporcionado para llevarlo a cabo.

La cronología de un divorcio de mutuo acuerdo

El divorcio de mutuo acuerdo ha de pasar, obligatoriamente, por las siguientes fases:

  • Los cónyuges deben ponerse de acuerdo para designar un abogado en común.
  • Primera vista con el letrado: exposición y armonización de los puntos recogidos en el convenio regulador que administrará la separación entre los cónyuges.
  • Segunda vista con el letrado: análisis del convenio regulador para su redacción definitiva y su firma por parte de ambos cónyuges.
  • Interponer la demanda de divorcio en el juzgado que corresponda.
  • Visita de los cónyuges al juzgado para ratificar su deseo de divorciarse.
  • Emisión de la sentencia de divorcio por parte del juez.

Ninguno de estos trámites suele demorarse demasiado en el tiempo. Sin embargo, hay aspectos a tener en cuenta. Por ejemplo, si los cónyuges recurren a un abogado privado, la designación de estos se realiza en cuestión de minutos. Sin embargo, si solicitan los servicios de uno de oficio, su asignación puede demorarse hasta 6 meses.

Sin embargo, tratando de pensar en el proceso ideal, podemos asegurarle que un divorcio de mutuo acuerdo suele llevarse a cabo en un plazo de entre 2 y 3 meses desde el momento en el que ambos cónyuges contratan a sus abogados respectivos y sin importar si hay hijos o propiedades en común. De hecho, estos aspectos deben aparecer recogidos en el convenio regulador que, previamente a la vista en el juzgado, ambos esposos firmaron ante el abogado designado en común.

¿Y los tiempos requeridos en un divorcio contencioso?

Los divorcios que no se llevan a cabo de mutuo acuerdo se denominan como divorcios contenciosos. Sin duda, estos llevan aparejados una serie de trámites mucho más largos y conflictivos. Además, nunca hay que desdeñar la posibilidad de que uno de los cónyuges actúe de mala fe con el propósito de dificultar, en la medida de lo posible, la ruptura de la unión matrimonial.

Cronología de un divorcio contencioso

Al igual que en el caso de los divorcios de mutuo acuerdo o exprés, los divorcios contenciosos siguen una línea cronológica y de procedimiento que ha de cumplirse obligatoriamente. Es esta:

  1. El cónyuge que quiere el divorcio debe contratar a un abogado privado. En caso de que no pueda o no lo desee, deberá solicitar uno de oficio. Como dijimos antes, el tiempo media de espera para su designación es de 6 meses.
  2. El abogado, una vez al servicio del cónyuge que desea obtener el divorcio, procede a redactar la demanda y a presentarla en el juzgado que corresponda.
  3. El juzgado procede a abrir expediente sobre el caso de divorcio y manda una copia de la demanda remitida al otro cónyuge.
  4. El cónyuge demandado, una vez recibida la demanda, dispone de 20 días hábiles, es decir, sin contar fines de semana, festivos ni el mes de agosto, si es que este se encuentra de por medio en el proceso de tramitación, para realizar la contestación. Aquí hay otro problema. Cuando la parte demandada quiere dificultar el proceso, no atiende a la recepción de la notificación. Aunque esta acaba produciéndose por una vía o por otra, puede demorar los plazos más de un mes.
  5. Una vez contestada la demanda, el cónyuge demandado debe contratar un abogado. En caso de que solicite uno de oficio, puede tardar en obtenerlo hasta seis meses.
  6. En cuanto disponga de un abogado, la vista del juicio se celebrará en un plazo de entre 6 y 8 semanas.
  7. Cuando finalice el juicio, el juez se tomará un mes para hacer pública la sentencia, que incluirá el convenio regulador definitivo.
  8. La sentencia emitida puede se recurrible. En caso de que uno de los cónyuges no esté de acuerdo con ella y realice esta acción, la sentencia definitiva tardará entre 6 y 12 meses.

Partiendo de nuestra experiencia, podemos decir que un divorcio contencioso que se desarrolle de forma 'idílica', es decir, en el que los dos cónyuges recurran a un abogado privado y no recurren la sentencia del juez en primera instancia, tendrá una duración de, aproximadamente, seis meses a contar desde el momento de la interposición de la demanda en el juzgado competente.

En cambio, en el peor de los casos, es decir, aquel en el que ambos cónyuges o, al menos, el demandado recurre a un abogado de oficio y, además, realiza apelación sobre la sentencia del juez en primera instancia, el divorcio puede tardar en ser definitivo entre 24 y 30 meses. Y lo peor no es solo esa cantidad de tiempo tan elevada, sino el coste económico y emocional que supone, sobre todo, para el demandante.

Conclusiones acerca de los tiempos asociados al divorcio

En definitiva, lo que queda claro es que, siempre que uno de los esposos tenga voluntad de conseguir el divorcio de su pareja, lo logrará. Sin embargo, tampoco es menos evidente el hecho de que, si el otro quiere dificultar al máximo la tarea, puede hacer que el proceso se prolongue en el tiempo hasta límites realmente insospechados.

Por este motivo, nosotros siempre aconsejamos a aquellos que recurren a nuestros servicios que traten de llegar a un acuerdo con sus parejas a la hora de divorciarse. La reducción en el coste temporal, económico y emocional hace que merezca la pena el esfuerzo aunque ambos cónyuges se encuentren muy distanciados ya.

Añadir nuevo comentario

¿Necesita un Abogado en Madrid?, Nosotros le llamamos

Rellene el formulario y le llamaremos a la mayor brevedad posible.

* Campos obligatorios